Sombras en los muros de los sueños


Y las sombras se espigaron 
cubriendo de cipreses
las orillas del camino 
que condujo hasta los muros,
bajos del cementerio 
incontenible en años de pena
ahíto de rostros sombríos, 
de idas y venidas 
viudas de anhelo
Y el viento no ceja, bramando a las sombras
que siguen subiendo,
espigadas de cipreses, 
hasta los muros de los sueños.


Comentarios